http://contrabandos.org/wp-content/uploads/2017/01/20160923_192951-1000x485.jpg

Cumplimos un año y hemos conseguido “alzarnos”

¿Qué de bueno nos ha traído el alzamiento? Sobre todo gente, que gusta de habitarnos. Y esa gente nos gusta por lo que hacen con lo que leen. Por cómo lo comparten con otras personas, por cuánto les suscitan los libros construir un mundo justo.

Inauguramos hace un año a lo grande. Con la lectura del libro “Somos Cocacolaenlucha. Una autobiografía colectiva” escrito por los y las espartanas cuya voz en twitter es @cocacolaenlucha. A un año vista, sus espartanas, nos demuestran que la toma de la palabra por parte de los y las obreras ha llegado para quedarse y hacer justa la relación capital-trabajo. 

En este año, cada día hemos corroborado que los libros acompañan a la buena gente. Y que los libros de nuestras editoriales son libros deseados. Gracias a Txalaparta reventamos nuestro espacio con Lucio Urtubia. Luego día a día, y más allá de nuestro fondo, nos ha gustado buscar cualquier tipo de libro que nos han pedido, desde libros religiosos hasta románticos, pasando por cualquier otro… No hemos escatimado esfuerzo para buscar los libros que la gente de nuestro barrio nos pedía. Solo en dos casos nos hemos negado y hemos conseguido muchos. Estamos en pleno Lavapiés al lado una mezquita y una iglesia evangelista; enfrente un local de vicios prohibidos… y lo que nos interesa es preservar el libro en su ecosistema.

Por otro lado desde nuestra lectura política de la edición como construcción de cultura ciudadana, hemos suscitado encuentro social alrededor de la lectura. Destacamos:

- Nuestro grupo de lectura colectiva “Lo que (nos) está pasando. Imaginarios políticos en la narrativa actual ”, organizado por la asociación COS, se consolida en grupo de lectura y continuará siendo acogido en nuestra pequeña librería.

- Un taller de teatro documento, coordinado por César de Vicente, donde nos ha compartido su actualización del desafío de Peter Weis para el siglo XXI.

- El grupo de crianza no binaria que se consolida con la pretensión de leer con y desde les niñes y todas las diversidades, viejas, jóvenes, intermedias que quepan entre nuestras paredes. Grupo al que acompañan donaciones de varias editoriales (Bellaterra y Naval) que dejan sus libros para ser leídos a la altura del suelo. Y el  28 de enero acogeremos desde ese grupo una “Jam de lectores de 0 a 100 años para criarnos como nos dé la vida”.

- Y la asamblea de la Caja Abierta de la revista poética “Caja de resistencia”, que seguía animando el formato circular, asambleario, que permite que el saber que ocasiona cualquiera (que ocasionamos) ante cada libro sea tenido en cuenta.

 No tenemos deudas, tampoco dinero. Esta librería se funda en nuestro trabajo, irreverente ante el capital cuando comporta mezquindad. Generamos valor “obrando”: libros, estanterías, magdalenas, saberes como el de disfrutar la madera y su olor. Nos sostienen palabras y cosas que solo mercantilizamos, en tanto preservan nuestra vida, y desde ahí, para el paso del invierno a la primavera, confiamos en hacer crecer nuestra presencia, animando nuevos “contrabandos” de haceres librescos.

Vamos a organizar un taller de edición política. También confiamos con Bivos-Lab en iniciar unos usos de la librería y nuestras editoriales para socializar el saber científico. Y por último a raíz de la publicación de “Músicas contra el poder” iniciamos con La Oveja Roja la colección “La Banda Sonora” que también llenará de música y palabras nuestra librería.

¡Os iremos contando porque contamos con vuestro poder para vivir los libros como construcción de mundo querible!