http://contrabandos.org/wp-content/uploads/2016/02/CZp2iiHWAAIy3KH.jpg

De los usos tallerísticos de la librería Contrabandos de Madrid (I)

CUADERNO DE BITÁCORA – ENERO 2016

Dado que deseamos ir haciendo camino al andar.

Dado que no queremos saber qué camino es el que vamos a andar.

Comenzamos a escribir un cuaderno de bitácora de los talleres de nuestra librería… de las asambleas que para ponerlos en marcha y constituirlos, hemos arrancado.

¡Empezamos!

Acuden a nuestra llamada: un grupo de editores (Fernando García Burillo de Oriente y Mediterráneo, Valentín Landrero de Libros en Acción y Alfonso Serrano de La Oveja Roja), también Virginia Villaplana, escritora y artista y profesora universitaria que ha trabajado en producción artística colaborativa, Concha Rey, interesada en relato subalterno y relato oral, Rubén Caravaca, gestor cultural empeñado en llevar la cultura a la calle e integrar a vecindario llegado de otras latitudes, y Emanuele Treglia, investigador de la historia de las izquierdas y profesor en la UNED. Desde el mundo del teatro y la poesía, se suman Ana Gorria, traductora y poeta, y Sérgio Massucci Calderaro , escritor brasileño.

Desde la librería, Alfonso Serrano, editor de la Oveja Roja y Eva Fernández planteamos cuáles son nuestras voluntades, ya expuestas en los textos desde los que nos venimos presentando la librería. Insistimos para fijar una voluntad de partida, marcar una hoja de ruta e ir protocolizando nuestras relaciones: 

- Queremos investigar los vínculos entre producción cultural y edición política.

   . Producción cultural horizontal (el espacio de la librería sobre todo quiere estar dedicado a trabajo en común: talleres), incluyente (nos interesan quienes no pueden acceder a la cultura por clase/raza/genero/sexo).
   . Edición política como una edición que construye polis, creación de mundo

- Queremos desbordar la monoforma de la edición hoy (la alternativa crecer o morir, mercado o autoexplotación).
- Queremos que hacer valer el oficio de la escritura, el oficio de la edición, para ampliar las posibilidades de existencia y sentido de los libros.

   . Explorando nuevas formas de leer y nuevos lectores.
   . Produciendo nuevos libros.

- Queremos fomentar la bibliodiversidad, nuestra librería responderá a las necesidades bibliográficas de su comunidad de sustento. Queremos tener o explorar modos de reeditar los libros que necesitamos que existan, que queremos…

Comenzamos a conversar y se abren posibilidades de comenzar a trabajar: 

- Nos interesa de partida trabajar la oralidad y su funcionalidad en la reapropiación de lo cultural por parte de grupos subalternos. Posibilidad: comenzar haciendo un trabajo con la PAH del barrio al estilo de “Somos @cocacolaenlucha”.
- Con Rubén llegamos al acuerdo de procurar libros para las culturas periféricas del barrio. Partir de talleres de producción propia donde las diferentes comunidades del barrio plasmen sus cuentos y relatos en lo que podrían ser libros bilingües de producción conjunta; vinculados incluso a diferentes actividades musicales que él comisaria en el barrio. Conversamos sobre libros ex profeso, baratos como el de “Palestina vive” que hicimos en Contrabandos.
- Emanuele nos propone utilizar el espacio de la librería para romper el aislamiento de los investigadores y fomentar grupos de lectura donde se someta a evaluación textos en proceso de escritura. Él está en un grupo en la UNED que hace esto.
- Desde la Oveja Roja y con Oriente y Mediterráneo y Ecologistas nos planteamos ante el desafío de sacar los libros a la calle -que sugiere Rubén- la posibilidad de reproducir actividades que impulsa el Espai Contrabandos, como el cultivo de libros, así como retomar viejos proyectos de Contrabandos como las ferias del libro político. Lo vinculamos a las tareas de Contrabandos dentro de la Feria del Libro de Valencia.

Y en cuanto a la forma de actividad más tradicional, las presentaciones, sugerimos dejar un espacio de la librería para poder leer tranquilxs los libros que vayan a ser presentados con un periodo de antelación.

Sobre lo editorial queremos también generar una línea de trabajo. Teníamos ya el punto de encuentro con 451 y ODEI y queremos ahora recuperarlo y potenciarlo. Queremos fomentar también conversaciones con editores, e incluir también en ellas a otros agentes de la cadena, porque los editores editan, pero quien fabrica libros se encuentra en fábricas y sigue creando libros con la fuerza de sus brazos.

Quedamos en dar cuenta de lo hablado y aproximar próxima cita que puede ser a mediados de febrero.

¡El 16 de febrero nueva cita en la librería a las 7 de la tarde y seguimos con los martes!

Iremos sumando a nuevas personas invitadas y os mantendremos informadxs si no venís… ¡para la siguiente ocasión!